S.A.F.E. | Cuidado con el hielo

Cuidado con el hielo

Cuando se trata de prevenir resbalones y caídas durante el invierno, un pequeño esfuerzo puede tener un gran impacto. Si utiliza el fundidor de hielo en las aceras, los estacionamientos y otras zonas de tránsito frecuente, puede ayudar a proteger a sus empleados incluso en los días más tempestuosos del invierno.

Estos son 10 consejos que hay que tener en cuenta cuando se trata de la sal, el deshielo y la prevención de resbalones en el hielo:

  1. Los compuestos para derretir el hielo tienen una ciencia: colocar más sobre el hielo no ayuda necesariamente a que se derrita más rápido.
  2. Vigile la temperatura: los compuestos para derretir el hielo solo son eficaces si se usan hasta unos límites de temperatura específicos que varían según el producto. La temperatura del aire, el pavimento y el tipo de producto utilizado afectarán la velocidad de fusión del hielo.
  3. Fácil acceso a la sal: coloque las cubetas o contenedores de sal cerca de las entradas principales para que las personas que pasen por estas zonas más transitadas sean menos susceptibles de sufrir caídas.
  4. Advertencia de hielo negro: cuando la nieve se derrite durante el día, puede volver a congelarse en una capa de hielo muy fina que es casi invisible a simple vista.
  5. Camine despacio sobre el hielo y la nieve: el camino corto de ida y vuelta puede proporcionar una falsa sensación de seguridad.​​​​​​​ La lluvia helada y el hielo negro pueden hacer que las condiciones para caminar al aire libre sean precarias.
  6. La nieve puede ser engañosa: la nieve ligera y esponjosa puede pesar tan poco como cinco libras por pie cúbico, pero la que es compacta y húmeda puede pesar hasta 20 libras.
  7. Elongue: antes de palear o echar sal, estire la parte baja de la espalda, los brazos, las piernas, los isquiotibiales y los músculos de los hombros para evitar tensiones.​​​​​​​
  8. La forma es importante: al palear o levantar contenedores de sal, mantenga la espalda recta y doble las rodillas, manteniéndolas separadas a la altura de los hombros, y levante con las piernas, no con la espalda.​​​​​​​
  9. Calzado: es preferible usar botas con ranuras profundas en la suela antes que usar zapatos con suela lisa de cuero o plástico duro sin surcos y los de tacón alto.
  10. Cambio de zapatos: use un calzado de invierno que ofrezca una adecuada resistencia al deslizamiento en el exterior, y cámbiese a un calzado normal una vez que esté en el interior.​​​​​​​

Visite nuestro sitio web para acceder a una biblioteca completa de materiales de seguridad relacionados con el STF y el clima, incluida nuestra página de la campaña S.A.F.E. en AccidentFund.com/SAFE.

Compartir


Su información:
Información del destinatario

Encontrado en